Teatro Apolo

El Teatro Apolo estuvo ubicada por la calle general Antonio Rosales entre avenida Álvaro Obregón y Juan Carrasco, justo en colindancia oriente de la finca que hoy ocupa el estacionamiento Rosales.

El ingeniero Mariano Martínez de Castro tuvo la idea de erigir un teatro para Culiacán. En 1889 como gobernador del estado realizó un viaje a la ciudad de México para contactar a un arquitecto que concretara la obra. Fue así como contactó al ingeniero Luis F. Molina, quien inició la obra el 15 de septiembre de 1892. La obra fue apoyada por la burguesía porfirista, encabezada por Amado Andrade y Severiano Tamayo, formándose una directiva presidida por Ángel Urrea, quien bautizó el inmueble con el nombre de Apolo. La obra se terminó en 1894, con un costo de 68 mil pesos.

En ella intervinieron un sinfín de obreros y especialistas de estilos y técnicas de la época. Que en la memoria del propio Molina quedaron algunos de sus nombres: José Segura, pintor de murales escénicos, traído expresamente de San Luis Potosí para el decorado del interior. Luis Ciprés, maestro albañil que se encargó de los trabajos de argamasa. Prisciliano Flores, responsable de los finos trabajos de ebanistería. Además de Lázaro Uriarte, capataz de la obra, y “Felipe”, cuyo apellido se desconoce, fue encargado de la pintura general del teatro. De grandes proporciones, este inmueble fue concebido de dos plantas describiendo el formato típico de herradura de los teatros decimonónicos. Técnicamente vanguardista, incluía asientos desmontables, con posibilidad de convertirlo en salón para bailes.

FUENTE Y CREDITOS: wikisinaloa . org / teatro – apolo

Autor entrada: Aventurero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *